Y de lo más natural

(¯`v´¯) `*.¸.*´ ¸.•´¸.•*¨) ¸.•*¨) (¸.•´ (¸.•´ .•´ ¸¸.•¨¯`•.Ƹ̵̡Ӝ̵̨̄Ʒ

29 jun. 2011

Cultivar alimentos

Día a día, crece el número de personas que se hacen este planteamiento y que se animan a dedicar un pequeño espacio del jardín a huerto familiar, o que disfrutan consumiendo las lechugas, tomates, puerros, zanahorias, acelgas, espinacas, rabanitos o fresas, cultivadas en la terraza o el balcón de casa.
La posiblidad de cultivar una parte de nuestros alimentos cotidianos está al alcance de casi todo el mundo, ya que podemos cltivar desde unos saludables y regeneradores germinados de alfalfa en  el alféizar de la  ventana hasta atrevernos con un huerto familiar de 50 o 100 m2, en donde crezcan de forma sana y ecológica la mayoría de las verduras de consumo cotidiano.

                                             Foto: Alfonso Zafra

Espacio de cultivo
  De hecho, en apenas 20 m2 de huerto bien llevado tendremos a menudo excedentes de calabacines, judías tiernas, tomates, berenjenas, lechugas, puerros, zanahorias, acelgas, espinacas, guisantes, cebollas, brócolis o pepinos, que crecerán junto a unas hierbas aromáticas o unas plantas medicinales. Para ello, sólo necesitamos conocer las posibles limitaciones de nuestro espacio de cultivo, realizando una buena planificación de siembras y transplantes escalonados a lo largo de los meses, con los cultivos específicos de cada época del año, seleccionando las variedades más adaptadas a la tierra y a las condiciones climáticas de nuestro huerto, e ir adaptando los cultivos, haciendo una selección de las variedades que vamos cultivando año tras año, eligiendo aquellas que mejor se desarrollan y guardando nuestros propios simientes.
Las opciones para crear un huerto saludable y ecológico son muchas y muy variadas, dependiendo tanto del espacio o el tiempo disponible. En la práctica, resulta interesante que en nuestro huerto cultivemos además de las hortalizas de consumo frecuente, también flores y plantas ornamentales, así como plantas aromáticas, condimentarias o medicinales. 
Cuando cultivamos una amplia variedad de plantas, resulta más fácil realizar rotaciones de cultivos en las diversas parcelas, de modo que una misma familia de plantas no crezcan en el mismo sitio varios años seguidos. Con ello, evitamos la especialización de ciertos parásitos y mantenemos el huerto más saludable. Otro punto interesante en el cultivo ecológico es tener en cuenta todo lo relacionado con las asociaciones favorables. Hay plantas que se llevan mejor entre ellas y otras que se desarrollan mal o tienen problemas cuando las cultivamos juntas. Algunas incluso, como la albahaca, no sólo protege a pimientos y tomates de ataques de pulgón, sino que además estimula la salud y vitalidad de toda las plantas que crecen a su alrededor, e incluso se ha observado que, cuando se depositan hojas de albahaca en la tierra donde se cultivan patatas, se incrementa hasta un 40%  la cosecha. Además que cultivando albahacas, disfrutaremos de su fragante aroma y siempre tendremos a mano unas hojitas para preparar nuestros guisos.
El aspecto que más preocupa a los principiantes de huerto ecológico es el miedo a las plagas y a los posibles parásitos que puedan dañar, mermar o arruinar nuestros cultivos. En la práctica, si seguimos los planteamientos de la agricultura ecológica y además n enterramos la materia fresca en la tierra (cercana a las raíces) las mismas plantas cultivadas se encaran de generar sustancias insectífugas, insecticidas, o de protección ante cualquier parásito o problema.
A menudo, oímos que el cultivo de hortalizas es complicado o da problemas y mucho trabajo, pero lo cierto es que si seguimos los métodos y las recomendaciones de los horticultores más experimentados o nos proveemos de una buena guía para el cultivo, todo resulta relativamente sencillo. 
Si tenemos la posibilidad-por pequeño que sea el espacio disponible-, vale la pena que nos decidamos a cultivar nuestros propios alimentos de forma sana y ecológica. De hecho, la practica del huerto ecológico nos permitirá, al mismo tiempo, cultivar nuestra salud y cultivar la del planeta.

No hay comentarios:

Publicar un comentario