Y de lo más natural

(¯`v´¯) `*.¸.*´ ¸.•´¸.•*¨) ¸.•*¨) (¸.•´ (¸.•´ .•´ ¸¸.•¨¯`•.Ƹ̵̡Ӝ̵̨̄Ʒ

29 jun. 2011

Los atardeceres: una fiesta de colores

La magia que se refleja en el cielo al momento de admirarlo deja una huella energética muy profunda en nuestro ser, la cual irá nutriendo nuestras vidas. Existen en nuestro mundo muchas maravillas que, en ocasiones, pasan desapercebidas. Una de ellas es el hermoso regalo que la Madre Tierra nos da día a día, ese espectaculo que ofrece con cada atardecer. La magia de la naturaleza se ve reflejada en cada pincelada del sol al ocultarse, momento en que se crea una magia de colores y belleza que es imposible poder reproducir en una foto o describir con palabras. 


El ocaso del sol es el momento en el cual la energía del día empieza a dar paso a la energía de la noche. Por lo tanto nuestros cuerpos empiezan automáticamente a cambiar de estado: de uno más alerta, a uno más relajado. 
Para algunos de nuestros antepasados, los atardeceres eran un momento sagrado del día, en el cual, se despedía a la energía luz y se daba la bienvenida a las estrellas y al universo.
Cada espectáculo que nuestro mundo y su naturaleza nos regala es capaz de mover tanto en nuestra energía, que no debemos dejar escapar esas oportunidades para aprender a valorar más nuestro entorno y nuestra propia naturaleza como humanos. 
El valorar por 5 minutos nuestros atardeceres nos da la oportunidad de tener un momento para admirar todo lo que nos rodea. Por más utópicos que esto pueda sonar es una realidad, y para comprobarlo, lo único que necesitamos es sentarnos un moment en cada atardecer de nuestra ciudad y disfrutarlo al máximo. Nada se puede perder, y si hay muchísimo que se puede ganar.

No hay comentarios:

Publicar un comentario